La mañana del martes 4 de enero partió desde el Aeropuerto Internacional de Quito hacia el Aeropuerto Ciudad de Catamayo en Loja, el vuelo LA 1363, convirtiéndose en el primero de la aerolínea LATAM en cubrir la ruta Quito-Loja, que tendrá operaciones los días martes, miércoles y jueves.

 

Con esta nueva ruta, que operará con un avión A319 con capacidad de 126 asientos, LATAM prevé transportar a alrededor de 15 000 pasajeros al año.

Al respecto, autoridades de la Subsecretaría de Transporte Aéreo, así como representantes de la aerolínea y del aeropuerto de Quito expresaron la importancia de la nueva conexión aérea.

Mónica Fistrovic, CEO de LATAM Ecuador, comentó que: “ampliar la conectividad con el sur del país ha sido uno de los grandes anhelos de la aerolínea, desde antes de la pandemia, y ha sido posible gracias al apoyo de los diferentes actores: autoridades nacionales, locales, aeropuertos, colaboradores y en especial pasajeros. Si todo sale bien y vemos que la demanda va creciendo, estamos dispuestos y esperamos llegar a un vuelo diario hasta fin de año”. 

Por su parte, el subsecretario de Transporte Aéreo, José Luis Aguilar, indicó: “el compromiso del Gobierno es seguir trabajando de la mano con el sector privado. Hoy LATAM demuestra esa confianza con nuestro país. Quito y Loja se unen”.

Ramón Miró, presidente y director general de Quiport, felicitó a LATAM por el inicio de este vuelo y agregó: “la operación de LATAM entre Quito y Loja es una demostración de la confianza de la aerolínea en el potencial de la ruta que une a dos ciudades con vínculos históricos y culturales muy fuertes”. Además, añadió que “el turismo y los negocios se verán favorecidos con esta nueva operación. Estamos trabajando muy fuerte no solamente para recuperar la conectividad golpeada por la pandemia, sino también por encontrar nuevas oportunidades de rutas internas y externas. En nombre de Quiport deseo éxitos a la aerolínea en esta nueva operación”.

El vuelo partió a las 06:00 desde el terminal del Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre y a su salida fue despedido con un arco de agua para augurar éxitos a las nuevas operaciones.