• Se espera que el ingreso de la nueva aerolínea estimule el crecimiento de pasajeros entre Quito y la región de Florida en un 40%.
  • La operación, que incluye siete frecuencias semanales, se realizará con un Airbus 320 con capacidad para 150 pasajeros.
  • Este hito es la demostración de la creciente importancia de Quito y su aeropuerto como un destino de primer orden a escala regional.

 

La tarde de hoy arribó al Aeropuerto Internacional Mariscal Sucre el vuelo inaugural de la compañía JetBlue que une a las ciudades de Quito y Fort Lauderdale en los Estados Unidos.

A su llegada al aeropuerto de la capital, el Airbus 320 de la aerolínea fue recibido con un arco de agua impulsado por dos motobombas del Servicio de Salvamento y Extinción de Incendios del aeropuerto, una bienvenida tradicional en la industria aeroportuaria para ocasiones importantes. La incorporación de JetBlue a la oferta de rutas del Aeropuerto Mariscal Sucre es una muestra de la creciente importancia de Quito como destino de primer orden a escala regional.

El aeropuerto internacional de Quito es la principal puerta de entrada a Ecuador. Gracias a sus características técnicas, el aeropuerto ha permitido un aumento importante en la conectividad para Quito y el país, al tiempo que ofrece un funcionamiento más eficaz para líneas aéreas y un servicio de altos estándares de calidad para los pasajeros.

Andrew O’Brian, presidente y director general de Corporación Quiport, concesionario del Aeropuerto Mariscal Sucre, explicó que “el ingreso de una aerolínea de estas características al mercado ecuatoriano es muy importante, pues funciona como un factor de estímulo al mercado de esa ruta en particular. Actualmente desde Quito salen unos 180 mil pasajeros al año a Florida y esperamos que por el factor de estímulo la ruta pueda crecer en un 40%”.

En una ceremonia especial por el inicio de operaciones de JetBlue, que se desarrolló en el Aeropuerto Mariscal Sucre, Catalina Bretón, Directora Comercial y de Planificación Internacional de la compañía, dijo que “con esta nueva ruta, esperamos que la ocupación de los vuelos a Fort Lauderdale sea similar al de toda nuestra red de rutas que se encuentra alrededor del 85% y dado que tendremos un vuelo diario en aviones de 150 asientos de cabina única, transportaríamos alrededor de 93 mil pasajeros durante el primer año de operación”.

En su intervención, Andrew O’Brian destacó que “el inicio de las operaciones de JetBlue en Quito es un hito importante en la conectividad entre Ecuador y Estados Unidos. Es el resultado de un intenso trabajo llevado a cabo durante más de dos años” y agradeció la confianza de JetBlue para elegir a Corporación Quiport como su aliado estratégico en Ecuador y al aeropuerto Mariscal Sucre de Quito para su operación.

Por su parte, Catalina Bretón expresó su satisfacción por traer la “Experiencia JetBlue” a Ecuador. “Hemos demostrado que a través de nuestro modelo único de negocios, que combina tarifas bajas con servicio de alta calidad, hemos sido exitosos no sólo en Estados Unidos sino también en Latinoamérica y el Caribe”.

Se espera que el inicio de operaciones de JetBlue tenga un impacto positivo en el turismo desde Estados Unidos y permitirá ofrecer a los viajeros ecuatorianos una mayor oferta de destinos desde Fort Lauderdale, pues el aeropuerto de esa ciudad funciona como un hub de conexión desde el que JetBlue ofrece actualmente más de 40 destinos sin escalas, potenciando ampliamente la conectividad desde y hacia Quito.